AQUELLOS QUE ME SIGUEN

lunes, 24 de abril de 2017

LA CORRUPCIÓN SIGUE Y SEGUIRÁ






Qué pena penita pena. Como está la política. Cada día que pasa se detiene a uno o varios políticos por corrupción, y sigue y sigue como el cuento de nunca acabar. Es totalmente vergonzoso que unos señores que ostentan cargos públicos, que están ahí para administrar los dineros que pagan los ciudadanos con el fin de invertirlo en obras necesarias para mejorar la vida de los españoles, se dedíquen a meter la mano sin otro motivo que engordar la vaca, su vaca. No les importa en absoluto no terminar estructuras, obras sociales, mejorar el empleo, no piensan en lo mal que lo están pasando numerosas familias que no tienen para comer y para pagar un alquiler de una vivienda digna en la cual puedan albergar a sus familias, muchas de ellas sin hogar viviendo de la caridad. Solo les importa engordar a su vaca robando el dinero  de las arcas públicas, es decir, del ciudadano. Hablamos de muchos millones de euros, conseguidos por medio de sobres, mordidas y comisiones por la concesión de contratos a empresas amigas. Que bajo cayó la política española. Corrupción a alto nivel, imputados y más imputados, todos alegan lo mismo, que no tienen absolutamente nada que ver, que todo está transparente. Desde luego hacen un uso extraordinario de la pillería que merecería matrícula de honor. Como esto no cambie me parece que algo va a pasar....no sé que, pero algo sucedera, para bien o para mal.

Ya se verá. 

martes, 21 de febrero de 2017

SOCIEDADES



Que diferentes son las sociedades del mundo!!. Realmente sus comportamientos  son muy diversos. Muchas de las  sociedades de los países que componen este Planeta han  evolucionado muchísimo para el bienestar de sus habitantes, pero otras, poco a poco se van degradando por muchos motivos, todas tienen análisis y explicación. Los factores económico, educación, trabajo, bienestar social, solidaridad y cumplimiento de las normas o reglas establecidas, son el pilar fundamental para su desarrollo positivo o negativo. Cuando estos factores están a la misma altura, hacen que dichas sociedades se comporten de una forma correcta y respetuosa con todos los  ciudadanos de su país; pero cuando  precisamente por distintas causas se desequilibra alguno de los factores expresados, sucede que la sociedad afectada sufre un cambio de rumbo que la desestabiliza provocando una decadencia en mayor o menor grado que luego será costoso volver a subir y estabilizar. 
Voy a referirme a la sociedad española porque es la mía  y en la cual me incluyo. Recuerdo que cuando era chico (desde que tengo conciencia o uso de razón), mis padres al igual que los demás, siempre trataron de enseñarme las normas básicas, es decir, a saber comportarme, no gritar al hablar, demostrar respeto y ser honrrado. Nos dieron con bastante sacrificio un poquito más de escuela de la que ellos tuvieron. Naturalmente me refiero a la juventud de los años 60 y 70. Soy consciente que España sufrió una guerra civil que la dejó en muy malas condiciones económicas, de trabajo, y un gobierno dictatorial muchos años.



Imagen bajada de Internet




Imagen bajada de Internet

A  partir de la Constitución del 1.978, empezamos a disfrutar de una democracia con la que todos nos  sentirnos más amparados para manifestar nuestra opinión y disfrutar de más derechos de respeto y libertad. La década de los 80 y 90 aunque algunos se acogieron más al libertinaje, y por supuesto padeciendo alguna crisis económica por mala gestión de nuestros gobernantes (como siempre), fueron claves en el ascenso para bien de la sociedad española.
Sin embargo,  a partir de mediados de la primera década del siglo XXI nuestra sociedad empezó a dar algún traspies que todavía hoy no hemos sido capaces de superar.  
Nuestros hijos (papás y mamás con niños todavía de corta edad), sí salieron más beneficiados por la evolución del sistema educativo, por la economía familiar y de una  democracia, por lo que tuvieron más escuela que nosotros. Todo esto, claro está, con muchos sacrificios, creo además que nosotros también les hemos enseñamos esas reglas.
Reglas que hoy no se están cumpliendo en un porcentaje elevado en cuanto al comportamiento, educación, solidaridad y cumplimiento de las reglas.  Por exponer algún ejemplo, vemos a diario como la gente grita con exageración al hablar en los lugares públicos, tales como cafeterías, restaurantes, autobuses en los que se habla por el móvil muy alto enterándonos de las conversaciones que nos importan un pimiento, además de parecernos a los Androides mirando sin pestañear  los  teléfonos .Pregunto: Esa es una sociedad correcta?
En cuanto a la educación se refiere, salvo muchas excepciones, hemos bajado bastante el listón. Vemos por ejemplo cuando entra una persona o personas en locales que conllevan espera, y se encuentran personas dentro,  la que entra es muy posible que no salude. Otro ejemplo son los vecinos de un edificio,  hoy día ya prácticamente no se conoce a nadie, seguramente se cruzarán sin saludarse. Es fácil ver  (sobre todo a los jóvenes), entrar  en el portal de su casa hablando o haciendo que hablan por teléfono para no saludar, y llegando al ascensor guardan el móvil para  meterse en el Búnker.  Es así y no hay otra. Pregunto: Este comportamiento es de una sociedad educada? Cuánto hecho de menos la vecindad  de hace 30 o 40 años en la que todos nos conocíamos, era otra cosa. Hoy puedes vivir 20 años en tu casa y no conoces ni sabes el nombre de tus vecinos porque generalmente no se pasa de los  buenos días.
Otra es la solidaridad. Cuándo estalló la crisis económica mucha gente se quedó sin trabajo y nadie salió a la calle a protestar. El gobierno elaboró una reforma laboral que denigró los derechos de los trabajadores y sólo salieron pequeñas manifestaciones, desde luego hay que reconocer que los sindicatos son totalmente débiles e ineficaces debido al buen acomodo que les da el gobierno. Lo que demuestra poca solidaridad pero sí mucha verborrea barata y populista. Qué más se puede decir...¡¡¡ qué así nos va!!!  No hay otra. 
Y para terminar un comentario sobre el cumplimiento de las normas. Nos damos cuenta de lo poco límpias que están las calles de nuestras ciudades, amén de lo que digan nuestros políticos porque las mentiras las hacen parecer verdades. Madrid por ejemplo está bastante sucio, sobre todo por algunos barrios, bolsas de basura tiradas en la calle, los contenedores a tope;   los mañaneros y los noctámbulos que salen con sus mascotas y no limpian o recogen sus cacas, mejor las dejan para que las pisen los despistados, son unos verdaderos guarros, si bien hay que decir que en las horas más significativas sí las recogen. Seguramente  algunos barrios de categoría estarán bien límpios. Creo que estas cuestiones deberíamos corregirlas por el bien de todos y de nuestra sociedad, debemos poner freno a la caída en vertical en la que nos encontramos e iniciar la ascensión al igual que otros muchos paises lo han conseguido hasta el punto de ser un ejemplo    mundial.
Podría  matizar y enumerar también más problemas con los que tropieza nuestra sociedad,  pero considero que es suficiente. Mejor o peor explicado nos damos perfecta cuenta de los tropezones que nos estamos dando. En nuestras manos está.
hasta pronto.